miércoles, 16 de abril de 2008

EL ¿MILAGRO? DE DUNQUERQUE


Hace mas de sesenta años cerca de 340.000 soldados ingleses y franceses fueron evacuados del asediado puerto de Dunquerque. En el momento de los acontecimientos, tanto el gobierno ingles como la prensa de ese pais, presentaron ante el publico esta retirada como una especie de victoria. El “espiritu de Dunquerque” se convirtió en un importante instrumento para ayudar a sostener la moral en casa y para obtener ayuda en el extranjero. Hoy en dia, y a pesar de que desde hace ya varios años una gran cantidad de historiadores militares han llegado a unas conclusiones muy distintas sobre Dunquerque, la version oficial sigue siendo la misma que durante la guerra, y no solo en las películas o la literatura popular, si no tambien en los textos escolares.

Nicholas Harmon, un periodista y locutor britanico, a escrito un notable estudio sobre Dunquerque que va mas alla que todos los anteriores. Para la preparación de su trabajo sobre Dunquerque, el autor ha consultado, documentos del gobierno ingles, diarios de guerra, trabajos anteriores y una gran cantidad de documentos recientemente sacados a la luz publica y que llevaban mas de cincuenta años ocultos en los archivos de varios ministerios ingleses. Harmon habia pensado contar la misma historia pero de una forma mas moderna. Pero a la luz de toda la información que llego a sus manos y que antes no estaba disponible, se encontro con que “la busqueda de la simple verdad, empezo a llevarme mucho mas lejos”.
Revisando los acontecimientos que tuvieron lugar a partir del inicio del ataque aleman contra Francia, el 10 de Mayo de 1940, hasta la decisión del gobierno ingles de evacuar a sus fuerzas del continente, Harmon se encontro con que la, largamente escuchada, afirmación inglesa de que sus aliados franceses y belgas les habian abandonado, era solo un mito mas. Aunque las fuerzas aliadas superaban en numero a sus oponentes alemanes, incluida una amplia superioridad en tanques, los generales de Hitler emplearon unas tacticas innovadoras para derrotar a sus enemigos. El 22 de Mayo de 1940, el gabinete de Churchill decidio que las fuerzas expedicionarias britanicas [a partir de ahora BEF] debian retirarse de Francia. Anthony Eden, en su calidad de Ministro de Guerra, dio ordenes precisas a Lord Gort, comandante del BEF, de que mintiera a sus aliados sobre las intenciones inglesas de retirarse. Churchill tambien colaboraria con esta traicion, asegurandole al Primer Ministro frances que Inglaterra estaba firmemente comprometida con Francia y la victoria. Incluso cuando los ingleses estaban preparandose para evacuar, seguian tratando de convencer a los pobres belgas de que continuaran enfrentandose a la Whermatch. Los belgas fueron capaces de plantar cara durante cinco dias, lo que retraso el avance del Grupo de Ejercitos B hacia Dunquerque. Como Harmon apunta: “lejos de ser traicionados por sus aliados, los oficiales ingleses en Francia y Bélgica llevaron a cabo un engaño metodico, el cual les permitio poder salir de alli con las espaldas cubiertas”.
La investigación de Harmon tambien revelo que los ingleses habian cometido crímenes de guerra, tanto contra los soldados alemanes como contra los civiles belgas y franceses. Algunas unidades inglesas fueron equipadas con las letales balas “Dum-dum” [un tipo de bala explosiva utilizada durante la 1ª Guerra Mundial], y que se encontraban expresamente prohibidas por la Convencion de Ginebra. El gobierno ingles emitio ordenes para no tomar prisioneros, excepto cuando se necesitaran para su interrogatorio. Estas ordenes dieron como resultado que los soldados ingleses tuvieran panico a ser capturados porque “suponian que el enemigo habia recibido ordenes similares”. El 27 de Mayo, noventa prisioneros del Regimiento de Norfolk fueron ejecutados por miembros de la Division “Totenkopf” y el 28 de Mayo, mas de ochenta hombres de Regimiento de Warwickshire fueron ejecutados por miembros de la Division “Leibstandarte”. En ambas ocasiones, los hechos tuvieron lugar como represalia por el asesinato de una gran numero de miembros de la Division “Totenkopf” a manos de soldados ingleses.
En lo que se refiere a los civiles belgas y franceses, no les fue mucho mejor que a los alemanes que cayeron en manos de sus aliados ingleses. El saqueo era normal y “el robo a los civiles se convirtió en la politica oficial”, mientras que las autoridades britanicas ejecutaban, sin ninguna clase de juicio, a cualquier civil sospechoso de deslealtad. En un caso, encontrado por Harmon, soldados ingleses ejecutaron a diecisete civiles en la localidad belga de Helchin, bajo la acusación de ser “quintacolumnistas”. Los perpetradores de estos crímenes de guerra no fueron sancionados o enjuiciados, tal y como ocurrio posteriormente con los soldados alemanes acusados de actos similares.

La evacuacion de Dunquerque, que recibio el nombre en clave de “Operación Dinamo”, comenzo el 26 de Mayo de 1940. Inicialmente se esperaba que un maximo de 45.000 podrian ser evacuados. Al final, el total de efectivos evacuados llego a los 338.000 hombres.
El comandante ingles, Lord Gort, habia recibido instrucciones de no informar a sus colegas franceses y belgas del inicio de la retirada. Al Sudeste de Dunquerque los ingleses se retiraron, dejando a siete divisiones francesas solas, para hacer frente al avance aleman. Los franceses, al igual que los belgas, lucharian hasta agotar sus municiones para tratar de “sujetar” a varias divisiones de la Werhmatch, que de otro modo podrian haber estado disponibles para el asalto al perímetro de Dunquerque.
Con las tropas inglesas y francesas retirandose hacia Dunquerque, el almirante Sir B.H. Ramsay organizo un puente maritimo entre el continente y las islas. Después de las protestas del gobierno frances, una orden escrita fue enviada para que se procediera a evacuar a un numero similar de tropas inglesas y francesas, aunque en la practica esto jamas llego a llevarse a cabo. Harmon afirma que cuando los franceses intentaban embarcar en la playa, miembros de la Royal Navy se lo impedian a punta de bayoneta. Por lo menos en una ocasión un grupo de soldados ingleses disparo contra las tropas francesas que trataban de subir a su bote. Solo después de que la practica totalidad de las fuerzas inglesas fueron evacuadas, se realizaron algunos esfuerzos para tratar de sacar tambien a los franceses. Pero cuando el puerto se rindio a los alemanes, el 3 de Junio de 1940, mas de 40.000 soldados franceses fueron capturados.
Tal vez uno de los aspectos mas memorables, y publicitados, de la evacuacion, fue el papel desempeñado por la población civil en sus pequeños botes y embarcaciones. Según Harmon esto solo es parte del mito de Dunquerque. El pueblo ingles no fue informado hasta las seis de la tarde del 31 de Mayo de lo que estaba pasando. Llegaron a reunirse un gran numero de embarcaciones civiles y de recreo en el puerto para barcos de poco calado de Sheerness. Pero la inmensa mayoria eran totalmente inútiles para la evacuacion. Solo durante los dos ultimos dias de la retirada llegaron a desempeñar estos voluntarios su trabajo, evacuando a unos 26.500 hombres de la playa. Según Harmon: “Su contribución fue muy valerosa, pero la cantidad de hombres evacuada no es demasiado significativa, dentro del total”.
Harmon tambien ha revisado la controversia que existe sobre la orden de Adolf Hitler del 24 de Mayo de 1940, suspendiendo el avance de sus ejercitos hacia Dunquerque durante dos dias. Después de la guerra, algunos oficiales alemanes afirmaron que habian quedado “conmocionados” al recibir la orden de detener las divisiones panzer a orillas del rio Aa, en el Norte de Francia, lo que permitio a los franceses establecer una linea defensiva en el lado Oeste de Dunquerque. Durante aquellos cruciales dias, el general Heinz Guderian, el padre de las divisiones panzer, visito a sus unidades de primera linea en los alrededores de Dunquerque y llego a la conclusión, de que la orden dada por el general Von Rundstedt habia sido correcta, ya que el ataque a traves de unos terrenos tan humedos, todos ellos ganados al mar, podrian haber supuesto el sacrificio de algunas de sus mejores unidades, aunque tanto en sus memorias como en las conversaciones que mantuvo con Sir Basil Liddel Hart, Guderian siempre culpo a Adolf Hitler por haber dado la orden de suspender los avances. Por sus conversaciones con Guderian y con otros altos mandos alemanes, Liddel Hart llego a la conclusión de que Adolf Hitler habia permitido la evacuacion de las tropas inglesas con un proposito, la esperanza de su comportamiento generoso y humanitario facilitaria la conclusión de un armisticio con Inglaterra.
Hace ya unos años que se hizo evidente que la orden de detener el avance de los panzer, era algo esperado por los mandos alemanes. El general Rundstedt dio la orden el 24 de Mayo y Adolf Hitler simplemente la confirmo. Se permitio a las tropas tomarse un descanso y de paso llevar a cabo reparaciones en sus vehiculos. Cuando la ofensiva se reanuda, el 26 de Mayo, las prioridades alemanas habian cambiado y se dirigian ahora hacia Paris y el centro de Francia, donde aun se encontraban una gran cantidad de tropas francesas. Dunquerque fue considerado un objetivo secundario. Algunas unidades de la Luftwaffe recibieron ordenes de bombardear Dunquerque, pero el mal tiempo impidio volar sobre la ciudad y sus alrededores durante casi toda la evacuacion. De hecho, durante los nueve dias que duro la evacuacion, la Luftwaffe solo hizo acto de presencia durante poco mas que dos dias y medio, desde la tarde del 29 de Mayo y hasta el 1 de Junio.
Aunque Harmon a escrito una solida evalucion sobre el tema de Dunquerque, no puede evitar caer en algunos de los topicos habituales sobre la 2ª Guerra Mundial. Por ejemplo, al principio de su obra no duda en repetir el viejo cuento de que el rearme “fue el motor de la recuperacion economica de Alemania en los años 30”, o que “en conspiración con la dictadura alemana, la dictadura sovietica, devoro Finlandia”. Posiblemente un editor mas atento hubiera detectado estos errores.
Pero fundamentalmente la obra de Nicholas Harmon nos muestra que un acontecimiento que durante decadas ha sido celebrado como una muestra del coraje ingles fue, de hecho, una gran derrota, aliñada con unas buenas dosis de mentira y traicion. La evacuacion de aquellos cientos de miles de hombres no fue un logro militar unico, si no mas bien la demostración palpable de una derrota aplastante. Pero debemos reconocer que con su desmitificación de la evacuacion de Dunquerque, ha contribuido a mejorar nuestra comprensión general sobre la 2ª Guerra Mundial.

OPERACION BARBARROJA, ¿ATAQUE PREVENTIVO?


Hasta su muerte en Julio de 1996, Adolf von Thadden fue una prominente y destacada figura dentro del ambito del "nacionalismo" aleman. En su ultimo libro, "Stalins Falle: Er wollte den Krieg" [La trampa de Stalin, él queria la guerra], este prolifico escritor explica de forma concisa y convicente, por que Adolf Hitler se vio obligado, tanto por razones politicas como militares, a lanzar un ataque preventivo contra la Union Sovietica, cuando y como lo hizo. Tambien deseo que este libro fuera como su ultimo legado para las generaciones futuras, una especie de testamento para los jovenes alemanes.

Durante decadas la vision, mas o meno oficial, tanto en los EE.UU. como en Europa, sobre la Operacion Barbarroja, era que esta se trataba de una mas de las locuras de Hitler, que sin ningun tipo de aviso o provocacion, habia traicionado al confiado Josef "Stalin" y lanzado un ataque sorpresa contra la Union Sovietica, que fue totalmente sorprendida, el 22 de Junio de 1941. El libro de von Thadden, que esta en gran parte basado en pruebas procedentes de archivos sovieticos recientemente sacados a la luz, las propias declaraciones de Josef "Stalin" y nuevos descubrimientos de los especialistas en temas militares sovieticos, nos muestra una vision completamente distinta.

Muchos documentos sovieticos capturados por los alemanes durante la guerra, a si como los informes de la inteligencia alemana que se acumularon en 1941, durante los meses previos al ataque, justifican ampliamente la decision de Adolf Hitler. Presentadas ante un tribunal imparcial, esta evidencias hubieran exonerado a los lideres alemanes, tanto politicos como militares, de cualquier culpa a la hora del inicio de la guerra en el Este. Por desgracia, todos estas pruebas cayeron en manos de los Aliados, que eran muchas cosas, pero no imparciales.

En su discurso de Diciembre de 1941, en el que declaraba la guerra a los EE.UU., Hitler describe con detalle la amenaza de la Union Sovietica, la cual actuaba en total connivencia con Inglaterra y los, todavia teoricamente neutrales, Estados Unidos. En este historico discurso ante el Reichstag, el lider aleman diria:

"Ya en 1940 se hizo evidente, mes a mes, que los planes de los hombres del Kremlin estaban encaminados a la dominacion, y por lo tanto a la destruccion, de toda Europa. He informado a la Nacion sobre la acumulacion de recursos militares en el Este por parte de los sovieticos, durante un periodo en el cual, Alemania solo tenia unas pocas divisiones en las provincias que bordean la frontera de la Rusia sovietica. Solo un ciego podia dejar de ver como se estaba llevando a cabo un despliegue militar de unas dimensiones unicas en la historia.

Cuando me di cuenta de la posibilidad de una amenza para las regiones orientales del Reich, en 1940, a traves de informes secretos procedentes de la Camara de los Comunes inglesa y por la observacion de los movimientos de tropas sovieticas a lo largo de nuestras fronteras, di orden de que se formaran nuevas divisiones blindadas, motorizadas y de infanteria...
Nos dimos cuenta claramente, de que en ningun caso podiamos permitir que el enemigo tuviera la oportunidad de atacar primero en nuestra retaguardia. No obstante, la decision en este caso fue muy dificil...

La, verdaderamente impresionante, cantidad de material que se encontraba disponible, confirma que un ataque sovietico estaba previsto. Incluso estamos seguros de cuando hubiera tenido lugar. En vista de esta amenaza, de cuya extension estamos ahora empezando a ser verdaderamente conscientes, solo puedo darle las gracias a Dios Nuestro Señor. El me ilumino y me dio la fuerza para hacer lo que habia que hacer. Millones de soldados alemanes le pueden dar las gracias a El por seguir con vida, y toda Europa por su propia existencia.

Hoy puedo decir que..., si la ola de mas de 20.000 tanques, cientos de divisiones, decenas de miles de piezas de artilleria, junto con mas de 10.000 aviones hubiera sobrepasado el Reich, toda Europa estaria perdida."

Durante los juicios de Nuremberg de 1945-46, antiguos altos cargos del Tercer Reich testificaron sobre los antecedentes de la Operacion Barbarroja, describiendo la amenaza sovietica de 1941 y las enormes cantidades de material de guerra que encontraron una vez que los ejercitos alemanes penetraron en territorio sovietico. Pero estas pruebas fueron bruscamente desestimadas por los jueces que los Aliados habian nombrado para el tribunal. Uno de los testimonios que von Thadden cita, es el Hermann Goering:

"Conocimos muy rapidamente, a traves de nuestras estrechas relaciones con Yugoslavia, el trasfondo del golpe de estado del general Simovic [que tuvo lugar en Belgrado el 27 de Marzo de 1941]. Poco despues se confirmo que la informacion recibida desde Yugoslavia era correcta, a saber, existia una fuerte influencia politica por parte de Rusia, a si como una gran ayuda financiera por parte de Inglaterra, de la que mas tarde se encontrarian pruebas. Es evidente que esta maniobra estaba dirigida en contra de la amistosa politica del anterior gobierno yugoslavo hacia Alemania...
El nuevo gobierno yugoslavo, sin lugar a dudas, establecio unas relaciones muy estrechas con nuestros enemigos en ese momento, es decir, con Inglaterra, y con nuestro futuro enemigo, Rusia. El golpe de Simovic fue,definitivamente, el ultimo y decisivo factor que disipo las ultimas dudas del Führer acerca de la actitud de Rusia, y le impulso a tomar medidas preventivas en ese sentido."

Como von Thadden tambien nos cuenta, el general Alfred Jodl, uno de los mas cercanos consejeros militares de Hitler, hizo una declaracion similar ante el tribunal de Nuremberg sobre la Operacion Barbarroja:
"Fue sin lugar a dudas un autentico ataque preventivo. Lo que nos encontramos fue la certeza de que frente a nuestras fronteras estaban teniendo lugar unos enormes preparativos militares. Prescindiendo de los detalles, solo les dire que, si bien tuvimos exito a nivel tactico con la sorpresa, respecto al dia y la hora, a nivel estrategico, no fue ninguna sorpresa. Rusia estaba completamente preparada para la guerra."

Las autoridades aliadas en Nuremberg negaron a los abogados defensores de los acusados alemanes el acceso a los documentos que podian haberlos exonerado, al menos del delito de iniciar una guerra de agresion. Los principales lideres politicos y militares de Alemania fueron ahorcados, se suicidaron o fueron deportados a la Union Sovietica a trabajar como esclavos. Como resultado de todo esto, la tarea de establecer el registro historico de lo que realmente paso, ha estado, hasta la aparicion de alemanes como von Thadden, en manos de los academicos y estudiosos rusos, ingleses y estadounidenses.

Otras pruebas adicionales citadas por von Thadden, sobre el enfrentamiento germano-sovietico, fueron proporcionadas por el general Andrei Vlassov, un oficial sovietico capturado por los alemanes. Durante una conversacion en 1942 con el general de las SS Richard Hildebrant, este le pregunto si Josef "Stalin" habia tenido la intencion de atacar a Alemania, y de ser asi, cuando. Como el general Hildebrant relataria mas tarde:

"Vlassov me contesto que el ataque estaba previsto para Agosto o Septiembre de 1941. Los rusos llevaban preparando el ataque desde principios de año, necesitaban tiempo debido al mal estado de la red de ferrocarriles sovieticos. La imagen que Hitler tenia de la situacion era totalmente correcta y por eso habia atacado directamente contra la gran acumulacion de fuerzas rusas. Segun Vlassov, esta fue la razon de los enormes exitos iniciales del ejercito aleman."

Pocos han hecho mas que Viktor Suvorov, antiguo oficial de inteligencia del ejercito sovietico, para demostrar que Stalin se estaba preparando para atacar a Alemania y despues a toda Europa Occidental, como parte de un programa de dimensiones globales que pretendia lograr la sovietizacion mundial, y que Hitler no tuvo otra alternativa que lanzar su propio ataque, para intentar detener a las hordas sovieticas. En su libro, von Thadden analiza y confirma el analisis de Suvorov, al mismo tiempo que cita las conclusiones de otros historiadores militares rusos, que han trabajado con archivos sovieticos, solo accesibles desde 1990, y que tambien apoyan y han aportado datos para los trabajos de Suvorov. Entre estos ultimos se encuentran el antiguo coronel del Ejercito Rojo, Aleksei Filipov, que escribio un articulo publicado en el periodico militar ruso "Voyenni Vestnik", titulado, "Estado de los preparativos para la guerra del Ejercito Rojo en Junio de 1941", o el tambien coronel retirado del ejercito sovietico, Valeri Danilov, que escribio un articulo titulado, "¿Planeaba el Estado Mayor del Ejercito Rojo un ataque contra Alemania?", que fue primero publicado en un periodico ruso y posteriormente traducido y publicado en el respetado periodico del ejercito austriaco "Österreichische Militärische Zeitschrift".
Con motivo del 46º aniversario del fin de la guerra en Europa, el 8 de Mayo de 1991, el influyente diario moscovita "Pravda" le decia a sus lectores:
"Los poco realistas planes de naturaleza ofensiva de los sovieticos, fueron elaborados antes de la guerra y son el resultado de una sobreestimacion de nuestras propias capacidades y de una subestimacion de las del enemigo. De acuerdo a esos planes nuestras fuerzas fueron desplegadas en las fronteras occidentales. Y alli fue donde el enemigo nos golpeo."

Mas recientemente, dos prominentes historiadores europeos, uno aleman y otro austriaco, han presentado mas evidencias de los preparativos de sovieticos para atacar a Alemania. El primero de ellos es Joachim Hoffmann, que ha trabajado durante muchos años como historiador para el famoso "Centro de Investigacion de Historia Militar" de Freiburg, y que ha escrito sobre este tema el libro titulado "Stalins Vernichtungskrieg, 1941-1945" [La Guerra de Aniquilacion de Stalin, 1941-1945], un trabajo de trescientas paginas del que a dia de hoy ya se han publicado al menos tres ediciones. El segundo es Heinz Magenheimer, miembro de la "Academia para la Defensa Nacional" de Viena y editor del "Österreichische Militärische Zeitschrift". Ha publicado, en ingles, un libro muy detallado bajo el titulo "Hitler's War: German Military Strategy, 1940-1945".

Von Thadden tambien examino una serie de articulos publicados en su dia por el semanario aleman "Der Spiegel" sobre los planes sovieticos, elaborados concretamente por el General Zhukov, para atacar el Noroeste de Alemania y Rumania a principios de 1941. Hablando sobre este tema, el coronel Vladimir Karpov ha afirmado:

"Imaginese si el plan de Zhukov se hubiera aceptado y llevado a cabo. Al amanecer de un dia de Mayo o Junio, miles de nuestros aviones y decenas de miles de nuestras piezas de artilleria hubieran golpeado a las densamente concentradas fuerzas enemigas, cuyas posiciones conociamos hasta el nivel de batallon...una sopresa aun mas increible que el ataque aleman sobre nosotros."

Varios discursos de Stalin tambien son ampliamente citados por von Thadden, al igual que una orden dada por este en 1943. De acuerdo con von Thadden, todo esto muestra que Stalin, al igual que su predecesor, Lenin, siempre habia considerado que la guerra debia ser el vehiculo definitivo para promover la revolucion Comunista mundial, que debia dar paso a la dictadura global del proletariado.

Quizas el mas revelador de estos discursos sea el que Josef "Stalin" dirigio al Politburo en una reunion que tuvo lugar el 19 de Agosto de 1939. Dirigido a un selecto grupo de sus mas directos colaboradores, el dictador muestra su astuta, aunque absolutamente cinica, evaluacion de las fuerzas politicas, y pone de manifiesto su capacidad de prevision.

Este discurso tuvo lugar en el mismo momento en el que los sovieticos estaban negociando, por un lado, una posible alianza militar con ingleses y franceses, y por el otro, un pacto de no agresion con los alemanes. Cuatro dias despues de este discurso, el Ministro de Asuntos Exteriores aleman, Joachim Ribbentrop, se reunio con Stalin en el Kremlin para firmar el famoso pacto de no agresion entre la Rusia Sovietica y la Alemania Nacionalsocialista.
Es importante apuntar que, de haberlo querido, Stalin podia haber evitado el inicio de la guerra en 1939, simplemente apoyando a Inglaterra y Francia en su "garantia" de defender a Polonia o demostrando una clara y firme oposicion a cualquier violacion alemana del territorio polaco. En cambio, prefirio dar "luz verde" al ataque aleman a Polonia, anticipando que tanto Inglaterra como Francia declararian la guerra a Alemania, y consiguiendo que lo que era un conflito muy localizado, basicamente el infame "Corredor Polaco", en un conflicto a escala europea. En este discurso el dictador expuso su sagaz y calculadora vision de la situacion europea:

"La cuestion de si abra guerra o paz ha entrado en una fase critica para nosotros. Si concluimos un pacto de ayuda mutua con Inglaterra y Francia, Alemania podria dar marcha atras en Polonia y buscar un "modus vivendi" con las potencias occidentales. La guerra se evitaria, pero puede llevarnos por un camino lleno de peligros para la Union Sovietica. Si aceptamos la propuesta alemana y firmamos un pacto de no agresion, los alemanes, sin ninguna duda, invadiran Polonia, y la intervencion de Inglaterra y Francia sera inevitable.

Toda Europa Occidental estaria sometida a graves trastornos y desordenes. En esas condiciones, tendriamos una gran oportunidad para mantenernos al margen de ese conflicto y podriamos planificar el momento oportuno para entrar en el.

La experiencia de los ultimos veinte años nos ha demostrado que en tiempos de paz, el movimiento Comunista no es capaz de alcanzar la fuerza suficiente como para conseguir hacerse con el poder. La dictadura del partido solo puede ser posible como resultado de una gran guerra.
Nuestra eleccion esta clara. Debemos aceptar la propuesta de Alemania y mandar, educadamente, a los enviados anglo-franceses de vuelta a sus paises. Nuestra ventaja inmediata sera la poder ocupar Polonia hasta las puertas de Varsovia, a si como ocupar la Galitzia Ucraniana.

Para la realizacion de estos planes es esencial que la guerra continue durante el mayor tiempo posible, y todos nuestros esfuerzos, a si como los de todos los que participan activamente en ellos, deben dirigirse hacia ese objetivo...
Tambien debemos considerar una segunda posiblidad, esto es, una victoria de Alemania. Es obvio que Alemania estaria demasiado ocupada en otros lugares como para volverse contra nosotros. En una Francia conquistada, el partido Comunista frances seria muy fuerte. La revolucion Comunista surgiria de forma inevitable, y debemos ser capaces de aprovechar plenamente esta situacion y acudir en ayuda de Francia y convertirla en nuestra aliada. Ademas, todas las naciones que caigan bajo la "proteccion" de una Alemania victoriosa, se convertiran tambien en nuestros aliados. Esto nos da un gran margen de maniobra a la hora de desarrollar la revolucion mundial.
¡Camaradas!. Es en interes de la Union Sovietica, la patria de los trabajadores, que debe tener lugar la guerra entre el Reich y el bloque de los capitalisatas anglo-franceses. Debe hacerse todo lo posible para que el conflicto dure el mayor tiempo posible, con el objetivo de agotar a ambas partes. Por esta razon, es imprescindible que estemos de acuerdo a la hora de firmar el pacto propuesto por Alemania, y entonces trabajar para que esta guerra, que sera declarada, se prolongue en el tiempo lo mas posible..."

El atrevido plan del lider sovietico de utilizar a Alemania como una especie de "rompehielos" hacia la guerra, fue lo que von Thadden denomino como la "trampa de Stalin".

Una version de este discurso es conocida desde 1939, pero durante decadas fue ampliamente desestimada por considerarla un fraude. Sin embargo, en 1994, historiadores rusos encontraron en un archivo secreto de la era sovietica varios textos autentificados, que fueron rapidamente publicados por varias publicaciones academicas, a si como por la Universidad de Novosibirsk.

Tal como señala von Thadden, poco despues de pronunciar este discurso, Josef "Stalin" ordeno el inicio de un plan bienal de movilizacion militar. Un gigantesco proyecto que se culmino en el verano de 1941, cuando unas poderosisimas fuerzas sovieticas se encontraban preparadas para lanzarse hacia el Oeste, contra Alemania y contra el resto de Europa.

El 5 de Mayo de 1941, apenas siete semanas antes del ataque aleman, Josef "Stalin" pronuncio un importante discurso, este en un solemne banquete en el Kremlin con graduados de la Academia Militar Frunze, a la que tambien acudieron varios miembros de su entorno mas cercano, como Molotov o Beria. Segun el relato de von Thadden, durante la guerra los alemanes consiguieron reconstruir el contenido del discurso sobre la base del testimonio de oficiales sovieticos capturados que habian estado presentes en aquel banquete. Fueron muchos los historiadores que, de forma muy previsible, negaron la autenticidad de los hallazgos alemanes, tachandolos de ser propaganda de guerra. Sin embargo, hace unos años, el historiador ruso, Lev Bezymensky, encontro parte del texto del discurso, que habia sido editado pensando en una posible publicacion, en los archivos del Kremlin. El texto fue publicado en 1992 en articulo de la publicacion especializada "Osteuropa".

En este discurso, Josef "Stalin" subrayo que la reciente politica pacifista del estado sovietico habia cumplido su papel [con esta politica la Union Sovietica habia ampliado sus fronteras hacia el Oeste entre 1939 y 1940, y habia absorbido a unos treinta millones de personas]. Ahora, Josef "Stalin", anunciaba sin rodeos que era el momento de prepararse para la guerra contra Alemania, un conflicto que debia comenzar en un corto espacio de tiempo. Se refirio a la enorme acumulacion, tanto en calidad como en cantidad, conseguida por los militares sovieticos en cuestion de unos pocos años. La reciente "ocupacion" alemana de Bulgaria y el envio de tropas a Finlandia, son presentados como "motivo de guerra contra Alemania":
"Nuestro plan esta listo...Debemos comenzar la guerra contra Alemania en un plazo de dos meses...Hay un tratado de paz con Alemania, pero solo es una treta, o mas bien una cortina, detras de la cual podemos trabajar abiertamente...
La politica pacifista a garantizado la paz para nuestro pais...Ahora, en cambio, con nuestro ejercito reorganizado y tecnologicamente preparado para la guerra moderna, somo fuertes, y debemos pasar de la defensa al ataque.
Para defender completamente a nuestro pais, tenemos la obligacion de actuar ofensivamente. Debemos pasar de la politica defensiva a una politica militar basada en el ataque. Tenemos que reorganizar nuestra propaganda y a nuestra prensa para darles un espiritu mas agresivo. El Ejercito Rojo es un ejercito moderno y un ejercito moderno es un ejercito ofensivo.
Las demostraciones de la politica de paz del gobierno sovietico, han sido superadas por los acontecimientos y se han vuelto obsoletas...Una nueva era en el desarrollo del estado sovietico ha comenzado, la era de la expansion de sus fronteras, y no como antes, a traves de unas politicas apaciguadoras, sino mas bien, por la fuerza de las armas. Nuestro pais reune todas las condiciones necesarias para ello.
Los exitos del ejercito aleman se deben a que todavia no se han encontrado con un rival de una fuerza similar. Algunos comandantes sovieticos han sobrestimado los exitos del ejercito aleman...Por lo tanto, propongo un brindis por la nueva era que amanece para el desarrollo de nuestra patria socialista.

¡Larga vida a la politica ofensiva del estado sovietico!"

A la luz de todas las nuevas pruebas de las que se dispone desde hace unos años, von Thadden sostiene que es, obviamente, necesario reexaminar la durante tantos años inamovible "version oficial" sobre el inicio del conflito germano-sovietico.

Para apuntalar los asediados puntos de vista oficiales sobre el enfentamiento entre Adolf Hitler y Josef "Stalin", un grupo de estudiosos se reunio en una conferencia internacional que tuvo lugar en Moscu en 1995. Historiadores procedentes de toda Europa, Israel, EE.UU. y Canada, se reunieron con sus homologos rusos para coordinar la linea "oficial" que, tanto en Rusia como en Occidente, debe marcar las pautas del estudio sobre el enfrentamiento entre Alemania y la Union Sovietica, y sus origenes. Estos "historiadores", simplemente ignoraron la mayoria de los abundantes y crecientes hallazgos, que sostienen el punto de vista revisionista sobre este capitulo de la historia, incluyendo los discursos de Josef "Stalin" u otras pruebas presentadas por von Thadden, a si como las recientes evidencias encontradas por historiadores rusos.

Para mostrar que incluso los estudiosos "oficiales" pueden cambiar su opinion acerca de este capitulo de la historia, von Thadden cita al historiador frances Stephane Courtois:

"Trabajo por una reevaluacion de Josef "Stalin". Fue el mayor criminal del siglo XX. Pero a la vez fue uno de los mas grandes politicos de ese siglo, el mas competente y el mas profesional. Entendio mucho mejor que sus rivales como debia utilizar los medios a su disposicion para alcanzar sus objetivos. Desde 1917 en adelante, ya sabia cuales eran esos objetivos y los alcanzo...Por supuesto, es muy sencillo decir que Adolf Hitler desencadeno la guerra, Pero las pruebas sobre la responsabilidad de Josef "Stalin", son estremecedoras. Josef "Stalin" queria erradicar a cualquier persona que se opusiera al orden social marxista-leninista."

Von Thadden concluye diciendo que:

"Fue gracias al coraje y el sacrificio de los soldados alemanes, que los "libertadores" rusos y anglo-americanos, se reunieran en el rio Elba y no mucho mas hacia el Oeste".