viernes, 18 de enero de 2008

WINSTON SPENCER CHURCHILL


Ninguna persona informada puede negar que Winston S. Churchill fue probablemente el “showman” mas espectacular de la historia de la politica britanica, y con toda seguridad “el gran señor” de la retorica honorifica y patriotica de su pais. Pero cuando se va mas alla en cualquier etapa de su carrera, es facil entrar en el terreno de la polemica. Cualquier estudio cuidadoso de su carrera implica generar serias dudas sobre su integridad personal y politica y sobre el valor de su servicio a Inglaterra.
Su carrera politica ya revela la falta de unos firmes principio politicos e ideologicos. Sus tendencias politicas oscilaron desde el conservadurismo al liberalismo y de vuelta al lado de los conservadores. Pronuncio grandes elogios hacia Hitler y Mussolini después de que sus programas de gobierno autoritario estuvieran completamente establecidos y sus ideas fueran bien conocidas. Llego a decir, que si fuera italiano seria fascista, y todavía en 1938, apenas una año antes del inicio de la guerra, que si Inglaterra se encontrara en un estado de postración como en el que estaba Alemania en 1933, rogaria por que su pais encontrara a su “propio Hitler”. El eminente publicista anglo-americano, Francis Neilson, declaro que el elogio de Churchill a Hitler, fue el mayor pronunciado nunca por un hombre de estado ingles hacia un jefe de gobierno extranjero en toda la historia. Cuando su “gran y buen amigo” de dias pasados, Mussolini, fue asesinado por los partisanos comunistas y su cadáver colgado cabeza abajo en Milan, Churchill se apresuro a dirigirse a una cena a la que estaba invitado con las ultimas noticias, y al llegar exclamo, “Ah, la bestia sanguinaria a muerto”. Durante el transcurso de la 2ª Guerra Mundial declaro que la mas importante mision de su vida era destruir a Adolf Hitler y el Nacionalsocialismo.
Los giros de Churchill respecto al comunismo tambien fueron increíbles. Empezo siendo el mas acido de los criticos del Comunismo y de sus lideres, denunciando su “infecta estupidez”, para pasar, durante la guerra , a dirigir unos halagos a Josef Stalin casi tan generosos como los que habia proporcionado antes a Hitler y Mussolini, y después de la guerra, en 1946, pidio el inicio de una “guerra fria” contra el Comunismo.
No hay ninguna prueba convincente de que nada de lo que Churchill hubiera propuesto o apoyado tuviera como intencion primordial un posible efecto beneficioso en Inglaterra o en el mundo. Aparentemente todas sus decisiones se tomaban pensando en su posible efecto sobre su propia carrera politica. Churchill jamas revelaria el mas minimo sentido de “Nobleza”. Su especialidad, pedir mas privilegios y recompensas para el puesto que ocupara. No es una exageración el decir, que probablemene se trate del personaje mas vanidoso de toda la historia de la politica moderna, y ademas fue una rasgo que mantuvo incluso después de su muerte, planeo con años de antelación todos los detalles de su pomposo y dramatico funeral publico.
La integridad estuvo completamente ausente de su carrera politica. No vacilo a la hora de utilizar las mas flagrantes mentiras cuando fue necesario, para promover su carrera o para ocultar sus errores. Fue capaz de engañar al pueblo britanico en asuntos de gran importancia publica, cuando asi era necesario para su propia proteccion. Posiblemente el mejor de los ejemplos de esto sea su informe a la Camara de los Comunes a su regreso de la desastrosa Conferencia de Yalta, donde fue testigo de la duplicidad de Stalin y sus avariciosas mentiras, tal y como habia pasado antes en Teheran y de la rotura de todas las promesas sovieticas sobre el trato que recibiria Polonia a manos de los sovieticos. Pero ante la Camara de los Comunes dijo lo siguiente, “La impresión que traigo de Crimea es que el Mariscal Stalin y los otros lideres sovieticos desean vivir en honorable amistad y democracia con las democracias occidentales. Y creo que este gobierno debe mantenerse firme en lo que respecta a sus obligaciones para con el gobierno de la Rusia Sovietica”.
Es bueno recordar que la actual “buena reputacion” de Churchill como hombre de estado, descansa enteramente sobre los acontecimientos que tuvieron lugar entre Abril de 1940 y Julio de 1945. En 1933, estaba tan desacreditado, que tanto Baldwin como Chamberlain, en sus respectivos gobiernos, consideraron que darle un puesto en el gabinete seria perjudicial para el prestigio y el futuro de los conservadores. Cuando los problemas domesticos volvieron a ocupar la vida politica en 1945, Churchill sufrio una sonora derrota en las elecciones generales de aquel verano. Como gobernante durante la guerra habia mostrado mas su gran energia, que su genio organizativo o de mando. Se distinguio mas por su tenacidad que por su capacidad como estadista, aunque no cabe duda de que fue capaz de animar a los britanicos a unirse y continuar una guerra que no querian contra Hitler. Pero cabe preguntarse si su irreflexiva resistencia contra Hitler después de Dunquerque fue lo mejor para Inglaterra. La mas habitual y efectiva acusacion contra la capacidad como estadista de Churchill es que gano la guerra contra Alemania pero perdio la paz contra la U.R.S.S. y los EE.UU..
Otra gran mentira se refiere a su supuesto “genio militar”, aunque es posible que ningun otro lider britanico haya amado tanto la guerra o trabajado tan duro, dentro de sus posibilidades, para meter a su pais en una. Churchill fue el responsable del desastre de los Dardanelos en 1915, que fue la mas espectacular derrota britanica en la 1ª Guerra Mundial (Si descontamos sus inútiles intentos de romper las lineas de trincheras alemanas). Se ha dicho que era un buen plan pero que estaba “poco trabajado”, pero un plan militar debe funcionar en la practica y no solo en el papel impreso. Tanto Lord Fisher como Lord Kitchener se mostraron contrarios al plan. Como responsable del desastre Churchill fue obligado a dimitir.
En lo que respecta a la 2ª Guerra Mundial los expertos, tanto americanos como ingleses, han indicado que las “interferencias estrategicas” de Churchill muy a menuda tenian resultados desastrosos. El general Albert C. Wedermeyer llego a decir que tanto Churchill como Roosevelt realmente dirigian las operaciones militares “como un par de jefes indios, dirigiendo un ataque a una diligencia”, sin la mas minima consideración a las ultimas consecuencias, tanto militares como politicas. La constante demanda por parte de Churchill de un ataque contra “el blando bajo vientre de Europa” (Italia), una especie de regreso a la fantasia de los Dardanelos, fue apropiadamente desacreditada por la impresionante manera en la que el general Albert Kesserling defendio la “blanda” peninsula italiana, aun con grandes desventajas a todos los niveles, y cuya derrota se debio principalmente a la rendicion de las tropas SS.
Incluso sus mas moderados admiradores nos dicen que al menos hay que reconocer que Chuchill “salvo” a Inglaterra. Pero esto nos lleva a hacernos una pregunta, ¿De quien o de que salvo a Inglaterra?. Hitler le hizo mas la “pelota” a los ingleses que el propio Kaiser, que era pariente del rey ingles, y la piedra angular de su politica exterior pasaba por el entendimiento con Inglaterra. Incluso después de Dunquerque, donde de forma deliberada permitio a los ingleses huir, ofrecio a los ingleses una paz generosa y le dijo a sus generales que estaba dispuesto a poner a los ejercitos alemanes al servicio de Inglaterra, para garantizar la supervivencia del Imperio Britanico. Un autentico estadista hubiera firmado la paz con Alemania durante Junio de 1941, hubiera dejado que Alemania y Rusia se desangraran mutuamente y de ese modo habria eliminado cualquier amenaza de dictadura, tanto de las derechas como de las izquierdas. Y eso fue lo que personajes como Herbert Hoover o Robert A. Taft, recomendaron en aquel momento. Pero Churchill era solo alegria y emocion, “tenemos demasiada diversión” afirmo. Queria convertirse en un activo lider de guerra y nunca considero la posibilidad de retirarse para una posición de simple observador, incluso aunque esa fuera probablemente la unica manera de asegurar la seguridad de Inglaterra y la preservación del imperio. Condeno a Inglaterra a cuatro años de costosa y brutal guerra, fallo a la hora de proteger el centro y el Este de Europa de Rusia y del Comunismo, y provoco la inevitable liquidación del Imperio Britanico.
Churchill fue lider en la denuncia de las supuestas horribles atrocidades y brutalidades de los Nazis, pero su propio “record”, seguro que es mejor. Rechazo la propuesta de Hitler de prohibir el bombardeo de todo objetivo no militar y lanzo su barbara forma de bombardeo el 11 de Mayo de 1940, con su ataque contra la indefensa ciudad universitaria de Friburgo. Anuncio que no se detendria a la hora de usar cualquier forma de brutalidad y terror para destruir a Hitler e hizo honor a su palabra. Dirigio el terrible bombardeo incendiario de Hamburgo y fue el maximo responsable de la inútil destrucción de la hermosa ciudad de Dresden, la mas despiadada, despreciable e indefendible atrocidad de la 2ª Guerra Mundial y que produjo unas perdidas en vidas y propiedades mayores, incluso, que las causadas por las bombas atomicas en Hiroshima o en Nagasaki. Aprobo y ordeno el Plan Lindemann para el bombardeo de saturación sobre Alemania, el cual, en su cruda brutalidad, tanto de concepción como de aplicación, iguala a cualquiera de las supuestas atrocidades Nazis. El plan se basaba en la concentración de los bombardeos britanicos sobre los hogares de obreros y trabajadores, cuyas casas se agolpaban apretujadamente, de modo que un mayor numero de civiles inocentes pudiera ser asesinado por bomba lanzada.
En su discurso en el funeral por Winston Churchill, el ex-presidente Dwight Eisenhower remarco la condicion de Churchill como “amigo de la Paz”. No seria una exageración decir que esa frase suena igual que decir que Al Capone fue “amigo de la Ley”. Incluso sus admiradores britanicos reconocen el desmesurado amor por la guerra que sintio toda su vida. Ninguna otra figura politica trabajo tanto para que su pais entrara en la 1ª Guerra Mundial, cosa que ha sido admitida en el libro “Twelve Days”, del escritor George Malcolm Thomsom, sobre la crisis de 1914. Y es de conocimiento popular que Churchill fue el lider de la de la faccion pro-guerra en Inglaterra de 1936 en adelante. Fue durante ese año que le comento al general Robert E. Wood, “Alemania se esta volviendo demasiado fuerte; debemos destruirla”. No solo colaboro con la faccion pro-guerra britanica si no que tambien fue un cercano colaborador de Bernard Baruch y de los otros miembros de la faccion pro-guerra estadounidense.
Posiblemente la mejor evalucion de la personalidad de Churchill sea la del distinguido publicista britanico, F.S. Oliver:
“Desde su juventud el sr. Churchill ha amado tres cosas con todo su corazon, con toda su mente y con todas sus fuerzas: la guerra, la politica y a si mismo. Ama la guerra por sus peligros y ama a la politica por la misma razon, y siempre se ha amado a si mismo por que sabe lo peligrosa que es su mente; peligrosa para sus enemigos, para sus amigos y para si mismo. No puedo pensar en ningun otro hombre que yo haya conocido, que haya devorado su propio corazon de forma tan rapida y amarga”.
Y la importancia de su carrera para esta y para las futuras generaciones fue admirablemente resumida por el periodico britanico “The Journal”:
“En terminos de éxito personal no hubo carrera con mas fortuna que la de Winston Churchill. En terminos del sufrimiento de millones de personas y la destrucción del noble edificio de la Humanidad no hubo carrera mas desastrosa. Y en esta triste paradoja radica la tragedia de nuestro tiempo”.