lunes, 21 de enero de 2008

UN LEGADO DE NIÑOS MUERTOS


Miles de niños alemanes, la mayoria de ellos refugiados que habian huido del avance sovietico, murieron en los campos de refugiados daneses al final de la 2ª Guerra Mundial. Una valerosa doctora se ha propuesto documentar ese sufrimiento y romper las firmemente arraigadas creencias sobre la "humanidad de los daneses" durante la posguerra.
Sus nombres era Heinrich, Helmut y Walter, Gudrun, Karin o Ingelore. Cientos de ellos yacen enterrados en las mas alejadas esquinas del mayor cementerio de Copenague, el Vestre Kirkegaard, casi nadie de los que van alli a llorar a sus muertos llega a verlos.
Cruces y losas de piedra muestran sus nombres y señalan las tumbas en las que fueron enterrados hasta doce de los pequeños cuerpos. A veces solo estan parcialmente identificados, como el "Niño Kottmann, 7-7-45" o el "Niño refugiado desconocido", en lapidas con sus letras ya muy desgastadas.
Se ha registrado la fecha de nacimiento y muerte de la mayoria de ellos, pero los archivos contienen muy pocos mas datos. Sin embargo, los silenciosos numeros nos dan pistas sobre su tragico destino. Tal y como ocurre con Adelheid Wandke.
La pequeña Adelheid no tenia todavia los dos años, cuando el Ejercito Rojo iniciaba la Batalla de Berlin y los americanos cruzaban el Elba por Magdeburgo. Adelheid fue una de los afortunadas. Escapo justo a tiempo, a bordo de uno de los ultimos barcos de refugiados que cruzaron el Baltico, en direccion a la aprentemente pacifica Dinamarca.
Desgraciadamente, Adelheid nunca vio el final de la guerra. Ni siquiera pudo ver su segundo cumpleaños. El 21 de Abril de 1945, Adelheid moria. Lissy Engel, de dieciocho meses, no fue mas afortunada; apenas unos dias antes de la rendicion de Alemania, el 5 de Mayo de 1945, tambien moria.
Adelheid, Lissy y otros son, segun se indica en sus tumbas, practicamente las ultimas "victimas de la 2ª Guerra Mundial" alemanas. Y hay muchas mas, Copenague no es la unica, supuestamente acogedora, ciudad danesa donde buscaron refugio.
Unos diez mil niños alemanes de menos de 5 años murieron en los campos daneses despues de la liberacion, incluso a pesar de que ellos y sus familiares, si los habia, se creian seguros.
Kirsten Lyllof de 64 años, es una doctora e historiadora aficionada danesa, ella a escrito sobre la, previamente desconocida, historia de estos desafortundos y olvidados niños. Ha denominado a sus muertes como "la mayor catastrofe humanitaria de la historia moderna de Dinamarca". Joergen Poulsen, director de la Cruz Roja danesa, a dicho que se trata de un "oscuro episodio" de la historia danesa, un capitulo "que siempre nos hara sentir avergonzados".
La valerosa informacion aportada por la doctora Lyllof ha desacreditado el mito danes sobre el supuesto "humanitarismo" del pais durante y despues de la guerra. Ha iniciado el debate sobre lo dispuestos que estaban los doctores daneses, y toda la poblacion en general, a ayudar a los refugiados alemanes. Las respuestas, menos positivas de lo que a los daneses creian, han creado una marejada emocional en Dinamarca y ha forzado a los daneses, 60 años despues, ha aceptar la verdad sobre su propio pasado.
En las semanas finales de la guerra, entre mediados de Febrero y principio de Mayo de 1945, unos 250.000 refugiados alemanes cruzaron el Mar Baltico para escapar del colapso del Tercer Reich. La mayoria procedian de Prusia Oriental, Pomerania, y las provincias balticas y escapaban del avance del Ejercito Rojo. La mayoria eran mujeres, niños y ancianos. Un tercio de ellos tenia menos de 15 años.
Cuando llegaron, se encontraron con el inicio de un nuevo martirio. Fueron internados en cientos de campos, desde Copenague hasta Jutlandia, con alambradas de espino y vigilados por guardias armados. El mayor de los campos estaba localizado en Oksboll, en la costa Oeste de Jutlandia, con unos 37.000 internos.
La nutricion era miserable, los cuidados medicos inexistentes. Solamente en 1945 mas de 13.000 personas murieron, de ellos, casi 7.000 niños menores de cinco años
De acuerdo con la investigacion de Lyllof, murieron mas refugiados alemanes en los campos daneses, "que daneses durante toda la guerra". La doctora Lyllof examino 6.200 certificados de defuncion y 6.500 lapidas funerarias. El resultado: una disertacion, "Niños o enemigos", y un terrible veredicto hacia los miembros de su propia profesion. "¿Que clase de monstruos enmascarados de seres humanos eran los doctores daneses en 1945?", se pregunta la doctora Lyllof.
Tambien descubrio que la asociacion de doctores daneses habia decidido en Marzo de 1945 que los refugiados alemanes no recibirian ningun cuidado o tratamiento medico. Ese mismo mes la Cruz Roja, de acuerdo con el periodico "Politiken", habria tomado una decision similar debido al sentimiento popular "contra los alemanes". Estas politicas deliberadas tuvieron como consecuencia que el 80% de los niños que llegaron a Dinamarca a principio de 1945, murieran durante los siguientes meses. Estaban hambrientos, totalmente incapaces de luchar contra las enfermedades debido a la extrema malnutricion. No existen informes medicos detallados. Todo lo que dejaron atras fueron unas interminables hileras de lapidas de piedra.
La investigacion de Lyllof ha sido aceptada, pero las razones que llevaron a que esto sucediera, aun se discuten de forma vehemente. ¿Fue el odio a todo lo aleman una reaccion a la ocupacion nazi, tal como piensa la doctora Lyllof?, o ¿Fue una manera de librarse de su propio complejo de culpa, por la "colaboracion" del pais con el Tercer Reich?. "Ya teniamos bastante con cuidar de nosotros mismos" explica Arne Gammelgaard, un historiador de la "vieja guardia", para tratar de excusar un comportamiento tan deshumanizado. Y son muchos los que en Dinamarca comparten su opinion.
Hubo tambien, como prueban unos panfletos distribuidos en 1945, un temor generalizado a una "nueva forma de invasion" por parte de los alemanes. Los alemanes acababan de irse y parecia que ya estaban de vuelta, cientos de miles de ellos, pero con unos rostros diferentes, comenta la doctora Lyllof, tratando de explicar lo ocurrido. Esto dio origen a "una orgia de odio hacia todas estas personas, Y los niños pagaron el precio".