viernes, 18 de enero de 2008

¿POR QUE TUVIERON QUE MORIR 7.000 NIÑOS?


Un nuevo estudio sobre la muerte de mas de 10.000 refugiados alemanes en Dinamarca durante los ultimos meses de la guerra e incluso despues, ha sorprendido a los ciudadanos de este pais escandinavo. El descubrimiento que los refugiados muertos entre 1945 y 1949 incluian a mas de 7.000 bebes y niños pequeños, a los que se nego la adecuada alimentacion y asistencia medica, ha sido calificada por el periodico de Copenague "Politiken" como, "sorprendente e inhumano".
Igualmente malo, dice el periodico, es la "represion de los sentimientos" en el asunto de los refugiados. Hasta la fecha, para los daneses, era algo de comun conocimiento y tambien un motivo de orgullo el que entre 200.000 y 250.000 personas, que huian del avance sovietico, fueran recibidas en su pais y tratadas correctamente.
La doctora Kirsten Lylloff ha estudiado mas de cerca este mito. El estudio de la historia es su hobby, y siempre le habia resultado curiosa, la gran cantidad de tumbas de niños y bebes alemanes que habia en el cementerio de su ciudad, Aalborg. Dedico seis meses a reunir informacion y consiguio que se le permitiera el acceso a archivos muy relevantes. Para esta historiadora amateur, fue un autentica sorpresa, encontrarse con estadisticas e informes oficiales que jamas habian sido mencionados por la historiografia oficial de su pais hasta esa fecha. Y eso a pesar del hecho, de que el periodo de la ocupacion alemana, desde Abril de 1940 hasta Mayo de 1945, es el periodo historico de ese pais estudiado con mas profundidad.
Al principio, los refugiados - el 85% de los cuales, eran mujeres y niños- fueron instalados en escuelas y casas de acogida, hasta que en 1945 se construyeron 142 campos para alojarlos. A los civilies daneses les estaba "estrictamente prohibido" cualquier contacto con los refugiados alemanes.
La investigacion de la doctora Lylloff ha demostrado que solo en 1945, 13.492 refugiados alemanes fallecieron en los campos daneses. Mas de 7.000 eran niños por debajo de los 5 años de edad; la mayoria murieron por malnutricion, deshidratacion y enfermedades perfectamente curables como, infecciones estomacales e intestinales o la escarlatina. Hasta el año 1949 los servicios sanitarios daneses, asi como la Cruz Roja, negaron cualquier asistencia medica a los refugiados.
"¿como puede alguien considerar enemigos a niños y bebes?".Kirsten Lylloff hace mencion a lo que fue un argumento comun por toda Europa al final de la guerra, los alemanes eran el enemigo independientemente de su edad. Jörgen Poulsen, el actual director de la Cruz Roja danesa ha dicho sobre el estudio: "Me ha dolido leerlo. Espero que ahora seamos algo mejores". La Asociacion Medica de Copenague, la cual tambien nego su ayuda a los refugiados en aquellos negros dias, ha dicho:"No se puede justificar, no importa lo buenas que sean las excusas".
Torben Pedersen, portavoz de la Asociacion Medica danesa, ha dicho que los historiadores tampoco deben sacar conclusiones precipitadas sobre lo ocurrido con los refugiados. Ha dicho que los cinco años de ocupacion alemana y las noticias que llegaban sobre los campos de concentracion, crearon el ambiente politico ideal para que se dieran ese tipo de actitudes hacia los refugiados.
Sin embargo, y de acuerdo con los descubrimientos de la doctora Lylloff, hay tambien una consideracion pragmatica en la implacable actitud del gobierno danes hacia los refugiados alemanes:"la Asociacion Medica declaro oficialmente que ayudar a los refugiados, empeoraria las relaciones con los Aliados".
De hecho, al final de la guerra, al gobierno danes le resulto bastante complicado convencer a los Aliados de que ellos no habian colaborado con el Tercer Reich. En lugar de iniciar una resistencia armada, como sucedio en otros paises ocupados, el gobierno de Copenague se rindio sin lucha a los ejercitos alemanes y convirtio a su pais en uno de los principales proveedores de alimentos para la Wehrmacht. A cambio, Dinamarca, fue tratada con "mucha suavidad" por los ocupantes y se libro de toda participacion directa en la guerra.
Articulo del Hamburger Abendblatt del 26 de Mayo de 1999